El autogiro en la actualidad

 

No tenemos constancia de la existencia de ningún C-30 en vuelo. Todos los intentos realizados hasta la actualidad para relanzar el Autogiro buscándole un lugar en la aviación moderna han fracasado y el mundo de los Autogiros pervive casi exclusivamente en el mundo de la construcción amateur y aviación ultraligera (si bien hay algún Pitcairn histórico en vuelo en los EE.UU y algunos autogiros herederos del Umbaugh (Air and Space 18 A) en igual situación).

Los Autogiros ultraligeros actuales son los descendientes de los autogiros Bensen, creados por el ingeniero americano de igual nombre en los años 50 basándose en algunos diseños procedentes de la 2a Gran Guerra.

Gracias a Bensen los Autogiros han pervivido en el mundo aeronáutico hasta la actualidad, aunque relegados al mundo de la aviación ultraligera. La evolución de estos Autogiros ha originado una eclosión de fábricas en Europa, especialmente en Italia, España, Alemania y Francia.

 

La actividad de los Autogiros ultraligeros ha permitido que muchos aficionados hayan accedido al vuelo con ellos, aunque en condiciones precarias, en muchos casos, en cuanto a conocimiento y diseño de aeronave. Esta situación ha motivado una profusión de accidentes fatales que han dado a los Autogiros una mala fama mundial en cuanto a seguridad, en oposición directa a la experiencia operacional de los Autogiros de la época de Juan de la Cierva.

Por otro lado, la existencia de estas aeronaves ha facilitado la eclosión de un sector que los utiliza para trabajos aéreos en países poco desarrollados, ya que permiten realizar estas actividades a un coste mucho más bajo que la aviación convencional.

 

La experiencia de volver a fabricar y poner en vuelo una réplica del C-30 va a ir mucho más allá de la simple recreación de una aeronave de especial significado histórico: nos permitirá volver a reaprender las diferencias de seguridad entre el diseño del C-30 y los autogiros ULM actuales, ensayar algunos proyectos para mejorar la seguridad de los Autogiros y crear herramientas, y prácticas de construcción diseño y operación sistematizadas cuya divulgación deberá redundar en el beneficio de la seguridad de vuelo aplicada a este tipo de aeronaves.

 

 

El equipo técnico con el que contamos para llevar a cabo el proyecto “Juanito C-30”, con amplia experiencia en el mundo de los Autogiros ULM y helicópteros, garantiza nuestra capacidad de alcanzar estos objetivos.